Comunicación, expresión, emoción
Besos de videojuegos

El beso a través del ser humano

He prometido hablar de besos de videojuegos, pero antes un oco de antropología: lo que hace a los humanos ser una forma de vida única, va más allá de los pulgares prensibles, de su inteligencia o su capacidad de adaptar el entorno a sus necesidades. Si hay una característica que nos diferencia, a la par que nos obliga a ser tal como somos, es la necesidad de la comunicación.

No sólo sentimos la imperiosa necesidad de comunicarnos con otros seres vivos, sino que queremos expresarnos, ansiamos que nos entiendan y no nos basta con transportar información básica por el canal emisor – receptor: queremos codificar cosas tan complejas como los sentimientos o las sensaciones. Es cierto que sólo usando el lenguaje corporal somos capaces de maravillas en términos de comunicación, como este ejemplo que ilustra Amstel en uno de sus anuncios, pero para transmitir nuestra inteligencia emocional de una forma más profunda necesitamos intermediarios, que nos ayuden a lograr matices que luego nuestros sentidos puedan descifrar. Es el caso de el arte.

Esta capacidad del ser humano ha sido históricamente la manera predilecta de representar sus principales inquietudes: el miedo queda perfectamente reflejado en la filmografía de Hitchcock, pocas cosas provocan más alegría que una de las piezas de Edvard Grieg e incluso obras como la Giocconda expresan la incertidumbre.

Sin embargo, el tema más recurrente en la historia de nuestra raza es el amor, llegando al punto de que podemos distinguir las distintas épocas artísticas observando cuál era el ideal amoroso del momento. Y aquí llegamos al quid de la cuestión, porque… ¿qué hay más representativo en el amor que un beso?

Si miramos este acto a través de la biología, el beso es el acto de presionar con los labios la piel o la boca de una persona como expresión social de afecto, saludo, respeto o amor. El contacto labial propicia la estimulación nerviosa y la respuesta cerebral a la liberación de oxitocina, dopamina y adrenalina en el torrente sanguíneo. Como beneficios a la salud del beso se encuentra la liberación de adrenalina y noradrenalina en el torrente sanguíneo, lo que provoca una serie de cambios físicos en la acción cardiovascular, aumenta el ritmo del corazón y el bombeo de la sangre. Un beso puede quemar de dos a tres calorías por minuto. La endorfina liberada en un beso puede ser más potente a la acción de la morfina, lo que contribuye a nivelar los niveles de estrés y da una sensación de bienestar.

¿Por qué los besos de videojuegos son tan ridículos?

-Madison: Ethan, no puedes ser el asesino del Origami, porque yo te quiero con todo mi ser.-Ethan: ¿Ni aunque tenga misteriosos desvanecimientos en los que siempre desaparece alguien de mi alrededor? Tú lo que quieres es amor.

-Madison: Ay ladrón, bésame con toda la fuerza del HD.

(Léase con fuerte ironía)

Y este es uno de los mejores besos de videojuegos de la historia… tiene narices, ¿verdad?

Sigue leyendo el artículo en Zehn Games