Estamos a un sólo día del Black Friday 2016. Bueno, realmente llevamos una semana de Black Friday. Incluso me atrevería a decir que llevamos un mes de Black Friday 2016. Y algunos comercios… bueno, sería una exageración decir algo más de lo antes enumerado, pero mejor no poner la mano en el fuego.

Black Friday 2016: la tontería de adelantarlo una semana
¿Se nos meterá en la cabeza alguna vez que el Black Friday triunfa por ser un sólo día?

La moda por este día de consumismo ya lleva unos añitos en España y cada vez está más extendida. Antes se limitaba al mercado tecnológico -como en el resto del mundo-, pero cada vez más tipos de sectores se unen al “Viernes Negro”. Lo que antes era desconfianza ante la propuesta de bajar sensiblemente los precios, ahora es un afán casi enfermizo por ofrecer más descuentos que nadie. Hagan la prueba: abran su e-mail.

A fecha de 24-11-2016 puedo contabilizar más de 20 correos de tiendas con campañas de Black Friday 2016, contando con que suelo filtrar de forma eficiente mi correspondencia. No culpo a nadie, porque he de confesar que ya he caído varias veces en la trampa, por lo que yo mismo demuestro que esta táctica funciona. Sin embargo, una vez más el refranero español resume a la perfección la naturaleza de nuestro país: “tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe“. Sólo hay que fijarse un poco en la publicidad publicada en este mes para ver que, una vez más, no sabemos interpretar el marketing heredado de los americanos.

Por si alguien no lo sabía, el término Black Friday tiene varios orígenes, pero el más acertado es el del paso de los números rojos de un comercio a los ansiados números rojos (positivos). Obviamente, para conseguir el milagro las tiendas tiran de números y bajando los precios -muchas veces incluso debajo del coste-, consiguen un aumento de ventas con el que cuadran los números a final de año. Claro está que si no se define bien la estrategia, esto acabará perjudicando al comercio a medio plazo, pero bien medido es una manera excelente de cerrar un curso.

Viñeta sobre los abusos de adelantar el Black Friday 2016
El Diario ABC ha sabido captar el problemilla de abusar con el Black Friday

¿Cuál es la clave del éxito del Black Friday? Pues como todos los periodos de consumo masivo, lo principal es el sentimiento de necesidad, de urgencia. ¿Y cómo se consigue provocar la venta compulsiva? Con el truco más antiguo y básico del marketing: ponle una cuenta atrás. Las ofertas increíbles del Black Friday 2016 sólo están disponibles durante el viernes y si te despistas, puedes perder esa oportunidad que estabas buscando. Además, la concepción de concentrar las compras en un sólo día no sólo está motivada por pura psicología: debemos recordar que el Viernes Negro se celebra a menos de un mes de Navidad, por lo que tiene otro periodo de consumo intensivo realmente cerca. Y agotar al comprador es algo nada recomendable… entonces, ¿por qué hay tiendas que comienzan sus ofertas de Black Friday desde hace un mes?

En España tenemos un problema, llámenlo ansiedad o llámenlo picaresca… el tema es que cuando el responsable de una tienda / distribuidor recibe “la flecha negra”, de repente piensa: “si lanzo antes el Black Friday, me adelantaré a mis competidores y me quedaré la venta“. En parte, tenemos que darle la razón a este pobre diablo, porque es cierto que algo de venta sí que acaparará… ¿pero a qué precio? El comprador, al que se le lleva más de un mes bombardeando con el día en el que se va a dejar los ahorros del año, de repente ve que tiene alternativas. El día ya no dura 24 horas, sino que dura un fin de semana, una semana, dos semanas… de repente, nuestro audaz consumidor tiene tiempo para pensar y margen de maniobra. ¿Y saben que es lo que provoca la reflexión en un potencial cliente? Exacto: menos gasto y mejor dirigido. La impulsividad desaparece de un plumazo.

¡Ojo! No quiero juzgar a nadie. Entiendo perfectamente que haya tiendas que se apunten a esta tendencia, por puro miedo a perder la venta ante competidores que adelantan el Black Friday. El problema no es fácil de solucionar y mucho menos en un país en el que la competitividad es más parecida a un divorcio que a una simbiosis. También, está claro que hay maneras efectivas de alargar este periodo. Y está claro que para estos casos siempre hay que ver al mayor impulsor del Black Friday: Amazon.

Las ofertas flash de Amazon en el Black Friday 2016
Amazon alarga el Black Friday 2016 pero con cabeza: sin agotar al cliente

En este Black Friday 2016 he podido comprobar que Amazon lleva más de una semana publicando ofertas especiales con el lema Amazon Black Friday. Sin embargo, estas no dejan de ser más que las usuales ofertas flash, más motivadas por el excedente de mercancía y a precios más comunes. Por supuesto, el que lleven la etiqueta Black Friday 2016 aumenta su interés poderosamente, por lo que la venta se incrementa y, lo que es mejor, se le mete en la cabeza al cliente que lo mejor está por llegar, que guarde energías y dinero para el último viernes del noviembre.

Sea como sea, no sólo me parece una estupidez alargar el Black Friday -por supuesto, según cada caso-, sino que me apena la falta de visión del no-marketing español, cargándose la oportunidad de aumentar sensiblemente las ventas de todos los sectores. Al final, es sólo un síntoma más de la poca cultura competitiva que poseemos, en la que se ve a un competidor como un enemigo mortal… cuando la realidad es que más bien es un enemigo íntimo, al cuál necesitamos si queremos crecer junto a nuestro sector.

Pero bueno, ¿quién soy yo para juzgar a nadie? Buena suerte a todos y que tengáis unas compras / ventas dignas en el Black Friday 2016, si es que no las habéis tenido hace una semana 😉