Hace unos añetes, cuando aún tenía mi fino cuerpo libre de cicatrices periodísticas, me apunté a cierto curso de diseño de videojuegos. Entre aprender un poquito de todo y nada, tuve la suerte de conocer a mucha gente interesante, que hoy define parte de la industria del videojuego. No es el caso de Jaume Esteve, que ya era bien conocido en el periodismo de videojuegos.

Jaume Esteve, periodismo de videojuegos
Una de las míticas fotos de Jaume Esteve, ahora retocada por un servidor. Me voy despidiendo del SEO…

De hecho, recuerdo que en plena expectación de conocer al señor Esteve, un amigo mío me comentó que me acercara a tomar una cerveza con un grupo de conocidos –gracias por ese día, Samu-. Por lo visto a la quedada se iba a apuntar su colega “Jaime”, que era todo un entendido de la materia videojueguil. Cuál fue mi sorpresa cuando llegué al sitio y me encuentro a “Jaime Esteve”, rodeado de lo que se conocía como “El Enclave Sevillano“, todo un compendio de lo mejor que estaba produciendo el sector del videojuego en Sevilla. Obvio decir que para un imberbe como yo en esa época –porque… ¿ya no lo soy?-, fue un momento realmente emocionante. “Mi presentación en sociedad“, pensaba mientras que veía caras largamente reconocidas por redes sociales y medios de comunicación.

De esa noche surgieron otras, en las que tuve el enorme placer de absorber los conocimientos y la cerveza que los buenos amigos de El Enclave derrochaban con gusto. Muchas amistades e historias salieron de esa primera “Enclavada” (sigue sonando igual de mal)… pero mejor dejémoslo para otro día y centrémonos en el entrevistado.

A Jaume ya lo conocía de su etapa en Mundogamers y Marca Player, y de otros tantos medios en los que se repetía el patrón de la calidad de sus textos y la mítica foto de redactor que le acompañará hasta la muerte (en serio, ¿es que nadie en esta industria renueva la foto?). Por supuesto, a mí Jaume sólo me sonaba un poco. Como suele pasar cuando alguien nuevo llama a la puerta del periodismo de videojuegos, yo sólo conocía a los llamados gurús y voceros del sector. Recuerdo lo asqueado que estaba, cuando apenas llevaba un año escribiendo e intentando abrirme paso… y de repente, este señor viene a dar una charla al curso, con un mensaje muy claro: periodismo y humildad. Imaginaos la estampa: un periodista con razones para sacar pecho, en un sector donde gana el que más grita… ¡y el tipo se pone a hablarnos del trabajo de otros!

Por supuesto, tras ese día he conocido a decenas de periodistas de videojuegos que te muestran la cara amable del sector… pero la anécdota de Jaume Esteve, simplemente me llegó tal como a su autor le gusta: sin hacer ruido, pero a lo grande. Y si no me creéis, leed la entrevista.

Entrevista con Jaume Esteve


 

Jaume Esteve, periodista. Cuéntanos algo “nuevo” de la profesión más bella del mundo: ¿vives o sobrevives? ¿en qué piensas cuando oyes “prensa del videojuego”? ¿alabanzas? ¿críticas?

-Jaume Esteve: Ahora mismo vivo, pero vivo gracias a otro tipo de prensa, no la del videojuego. Desgraciadamente, poder dedicarse a esto en nuestro país sigue siendo terriblemente complicado. Puedes malvivir, sí, pero si haces un estudio entre la gente que intenta ganarse la vida escribiendo sobre videojuegos y la que realmente lo consigue, la relación debe ser deprimente.

Cuando oigo lo de prensa del videojuego siempre pienso que llevamos con el mismo modelo de revista desde los años ochenta. Y, a grandes rasgos, todavía tenemos publicaciones más dirigidas al público adolescente que al adulto. De hecho, no hace mucho hablaba con un compañero que trabaja en otro sector que me decía que ya no lee revistas de videojuegos porque encuentra ridículo el enfoque. Si supiéramos dar un paso más allá y huir del esquema de avances, análisis y demás zarandajas…

Jaume Esteve: Periodismo de videojuegos
Pongo esta foto porque Google me ha la mostrado cuando pongo “Video game journalism”. Es una de las maneras que tengo de invitar a Jaume Esteve a renovar sus fotos de archivo

Posiblemente, eres uno de los periodistas de videojuegos más reputados de España. ¿Qué se siente al notar reconocimiento en un campo tan peculiar como este?

-Jaume Esteve: ¡Para el carro! Aunque suene a falsa modestia guardiolesca, no me considero para nada un tipo a seguir en la prensa de este país. Hay gente que tiene una trayectoria digna de quitarse el sombrero (Bruno Sol, Marcos The Elf, el mismo Spidey) y otros que no sólo escriben de maravilla, sino que son una fuente de sabiduría (Victor Martínez, Jesús Rocamora, Álex Pascual). En definitiva, yo intento hacerlo lo mejor posible pero tampoco siento ese tratamiento que dices. Como mucho me responden a los mails con aquello de “¡pero si eres el tío de Ocho Quilates!”.

Escribes y has escrito en medios especializados, generalistas, reflexivos, banales… ¿cuál es la clave para ser camaleónico y generar una buena imagen profesional?

-Jaume Esteve: Ser honesto contigo y con el lector. Y con esto no quiero decir que haya veces que puedas meter la pata, comerte un bulo o mear fuera de tiesto. Pero si respetas al lector tanto como te respetas a ti mismo, creo que tienes un buen punto de partida. Da igual si ese lector es un niño de cinco años o un tipo de cincuenta, al final del día siempre se dice aquello de que un periodista vale lo mismo que el último texto que ha escrito.

¿Análisis o crítica de videojuego? ¿Cuál es tu receta básica para ambas?

-Jaume Esteve: El análisis en su formato tradicional me aburre. La técnica creo que hace tiempo que no es un objeto vital para hablar de un juego y, si lo es, se puede introducir dentro de la crítica. Siempre digo lo mismo: crítica, sí, pero con las ideas claras. Esos tochos que te encuentras en ocasiones y que parecen más destinados a un estudio sesudo que a entretener al lector dejémoslos para Gamasutra. Pocas ideas, pocos conceptos, pero bien desarrollados. Una crítica, cuando más directa, mejor. Y si puede ser sin puntuación.

Si el mundo gamer dependiera de sólo 3 publicaciones para la difusión de su cultura, ¿cuáles serían tus elegidas? Y si fueras un dios vengativo, ¿qué eliminarías de la industria?

-Jaume Esteve: Retrogamer, Eurogamer y EDGE. Creo que las tres hacen cosas muy interesantes.

Retrogamer demuestra que se puede hacer periodismo de videojuegos. Así, tal cual. De hecho, es curioso que sea la mejor revista que existe cuando huye del esquema clásico: sería absurdo tratar la actualidad del videojuego retro desde el prisma actual, más que nada porque ya hemos jugado a todo lo que aparece en sus páginas.

De Eurogamer me quedo con que es uno de los portales online que no han sentido la necesidad de hablar de cine, series y Juego de Tronos por aquello del SEO y que siguen haciendo temas interesantes y con fuentes propias.

De EDGE me quedo con una cosa: son sinceros. Podrás estar más o menos de acuerdo con ellos, pero se tiran al barro y se mojan. Y en medios importantes es algo que se agradece bastante.

Y aunque me he dejado fuera a IGN te voy a decir una cosa de ellos: entienden el periodismo popular como nadie. No me extrañan, para nada, sus cifras. Hace tiempo hubiese incluido a Polygon en la lista. Que un proyecto tan chulo se haya ido por el retrete por el SEO y las nuevas audiencias es una enorme pena.

Si tuviera que eliminar algo serían las notas. Sin lugar a dudas. Las notas y el hecho de que sólo exista publicidad de la misma industria en nuestros medios. El día que Audi anuncie su próximo coche en alguna web o revista daremos un paso adelante en términos de independencia.

A veces se puede leer en redes sociales cierto pique de periodistas de medios grandes, con integrantes de otras entidades parecidas -tal como pasó con la llegada de IGN España-. ¿Existe cierta tensión o podemos atenernos al tópico de las cervezas fuera del terreno de juego?

-Jaume Esteve: La gente tiene mucho tiempo libre. Estoy alternando dos trabajos ahora con una colaboración puntual y te prometo que casi no tengo tiempo ni para tuitear lo que voy publicando, así que no entiendo de dónde saca la gente tiempo para enfadarse. Intento mantenerme al margen de todo esto: por salud mental y porque nuestra burbuja es tan pequeña que muy probablemente mañana te encuentres trabajando con cualquier compañero de profesión.

Cita 3 hitos periodísticos personales

-Jaume Esteve: Entrevistar a Francis Ford Coppola (era una entrevista en grupo pero, eh, cuenta), cubrir los tres grandes festivales de cine europeos (Berlín, Cannes y Venecia) y cubrir un E3. Fue el de 2012, con la next-gen a la vuelta de la esquina, pero mereció mucho la pena.

Eres el autor de “8 quilates”. En un párrafo: ¿somos conscientes de la importancia de la Época Dorada del Software Español?
8 Quilates: la criatura de Jaume Esteve
La criatura de Jaume Esteve: un compendio recomendadísimo de la historia del software español

-Jaume Esteve: En líneas generales, la gente que está metida en este mundillo o es consciente o sabe que algo hubo en los ochenta que no se cansan de repetir los abuelos cebolleta. Así que, en líneas generales, sí que creo que estamos más o menos al tanto de lo que supuso.

¿Qué te sorprendió más durante tu investigación?

-Jaume Esteve: Es un topicazo pero que te cuenten de primera mano cómo chavales de 15 años fueron capaces de levantar una industria de la nada es ciertamente impresionante. Sobre todo, la franqueza con la que hablaban. El tiempo ha permitido que, además de todas las cosas maravillosas que vivieron, también fueran capaces de reconocer errores y buscarles causas o explicaciones.

Por todos es sabido la relación amorosa que mantuvieron los estudios españoles con la prensa nacional. Para ti, ¿quién fue el Jaume Esteve de esa época?

-Jaume Esteve: A riesgo de que me acuses de dar poco juego, no creo que merezca comparación alguna. Suficiente es ponerme a la altura de cualquiera de los redactores de aquellos años.

“Llevamos con el mismo modelo de revista desde los años ochenta”

Hablemos de “Juego de Tronos”. ¿Algún nombre interesante de esos que vienen apretando “desde abajo”?

-Jaume Esteve: Siempre he hecho campaña por Carlos Ramírez, aunque ahora que está metido en el Aula de Videojuegos creo que le vamos a ver cada vez menos publicando. Pero sería maravilloso que volviera a escribir en medios: es un hacha. Y luego está Eva Cid, que viene pegando muy fuerte y de la que sólo echo de menos una cosa: que imprima a sus textos el mismo estilo que tiene en Twitter. Ya me gustaría a mí escribir así de bien en tan poco espacio.

Dayo lleva años consolidado (sobre todo, en YouTube) y soy muy muy fan del trabajo de los chicos de Nivel Oculto.

Para acabar, te pido un enorme esfuerzo de astrología: ¿qué será del Jaume Esteve de 2030?

-Jaume Esteve: Créeme que, a estas alturas, con seguir trabajando en algún sector relacionado con los videojuegos ya me daría con un canto en los dientes. Pero entre los planes que quiero sacar adelante sí o sí están los editoriales: tengo unas cuantas ideas entre ceja y ceja que creo que pueden dar para libros interesantes. Aunque para poder trabajar a fondo en ellos necesito esa estabilidad que muchas veces nos falta. A fin de cuentas, un libro es una carrera de fondo y para comer hay que dar el callo día a día.

Sigue a Jaume en Twitter